Una dieta blanda se utiliza para disminuir el exceso de gases y evitar la irritación del tracto gastrointestinal. Consiste en consumir alimentos fácilmente digeribles, ligeramente sazonados y tiernos. Básicamente se eliminan las comidas fritas, condimentados así como las hortalizas que forman gases en el organismo.

dieta-blanda

Este método está basado en alimentos suaves, bajos en grasa y cero ingredientes picantes. Es posible que el médico le indique seguir este plan nutrimental para hacer cambios en el estilo de vida, como una manera de ayudar en el tratamiento de:

  • Úlceras
  • Acidez estomacal
  • Diarrea
  • Gastritis crónica
  • Hernia de hiato
  • Náuseas

Es posible que también se indique si ha tenido recientemente una cirugía en el tracto digestivo.

Alimentos ideales en una dieta blanda

Una dieta suave está diseñada para restringir los alimentos que aumentan la actividad intestinal, de manera que no irriten el tejido gastrointestinal. Mientras el doctor indique seguir este plan nutrimental; principalmente las comidas serán suaves y bajas en fibra, especialmente fáciles de digerir.

Entre la lista de alimentos que puedes consumir, se incluyen:

7. Productos lácteos bajos en grasa

Está permitido consumir de dos a tres porciones de productos lácteos al día.

Las opciones que debes consumir incluyen:

  • Leche descremada o baja en grasa
  • Quesos suaves sencillos
  • Queso cottage
  • Leche de almendras
  • Yogur y helado no grasos

6. Vegetales

En este período es necesario consumir sólo verduras cocidas en agua o al vapor.

La lista de vegetales más favorecedores para este momento consiste en ingerir:

  • Espárragos
  • Zanahorias
  • Remolachas
  • Habichuelas verdes
  • Calabacín
  • Espinaca
  • Patatas
  • Guisantes
  • Calabaza
  • Lechuga cruda en pequeñas cantidades

5. Frutas

Se recomienda ingerir al menos dos o cuatro porciones de frutas a diario. Es propicio optar por frutas cocidas al horno o en compotas, enlatadas sin pieles, semillas o fibras.

Entre las más indispensables y favorecedoras:

  • Aguacates
  • Pomelo
  • Bananas
  • Peras
  • Naranjas
  • Manzanas

4. Granos

En un régimen nutrimental como este, se puede consumir al día un par de porciones de granos. Al cocinar los granos como el arroz o las pastas evita añadir grasas o mantequillas.

Opta por consumir productos de harina blanca, como es el caso de:

  • Pan pita
  • Tortillas
  • Galletas saladas
  • Arroz blanco
  • Pastas enriquecidas
  • Crema de arroz

3. Proteína blanda

Puedes consumir dos o tres porciones diarias de carne magra. Las carnes se recomienda cocinarlas sin grasa añadida, además de hornearlas o cocinarlas al vapor en lugar de freír para mantenerlas tan suave como sea posible.

Entre las carnes y sus sustitutos de fácil digestión:

Todas las carnes magras y tiernas

  • Aves de corral
  • Pescados
  • Huevos
  • Tofu
  • Quinua

2. Condimentos

No necesariamente las comidas deben ser sin sabor. Puedes utilizar algunos aderezos para tus preparaciones, aunque con moderación.

  • Aceite de oliva
  • Aderezo suave
  • Azúcar
  • Mostaza
  • Miel
  • Mermelada sin semillas
  • Hierbas suaves

1. Bebidas

Afortunadamente puedes ingerir todas las bebidas según sean toleradas. Mantente hidratado con al menos dos litros de agua por día, infusiones de hierbas y todos los jugos de frutas, en lugar de consumir la fruta fresca.

Luego de haber cumplido con el tratamiento específico y realizar los cambios de hábito en las comidas, el médico dará las directrices para empezar a comer nutrientes complejos de nuevo.

Una vez que se regule tu alimentación, no dejes de lado los nutrientes saludables. Evita caer en un efecto rebote de los síntomas causados por las enfermedades gastrointestinales con las que estas luchando.

Alimentos que no debes comer

Para mantenerte en un estado saludable a nivel gastrointestinal, es necesario que evites el consumo de ciertos víveres que son difíciles de digerir y pueden causar síntomas de cuidado. La idea de un régimen alimenticio suave es que el proceso de digestión sea fácil para el organismo.

Entre los peores alimentos para consumir mientras se está en este régimen alimenticio, se incluyen:

  • Hortalizas crudas, guisantes secos, frijoles o maíz.
  • Granos: pan integral, arroz integral o pastas de grano entero.
  • Condimentos y especias: rábano picante, chile, ajo, pimienta, salsa de barbacoa, aceitunas, nueces o coco.
  • Meriendas: mantequilla de maní, dulces y postres con nueces, coco o frutas secas.
  • Verduras que generan gases: repollo, brócoli, coliflor, pepino, nabos, cebolla, coles de Bruselas o pimientos verdes.
  • Medicamentos: aspirina o ibuprofeno
  • Proteínas: productos curados, procesados, ahumados o condimentados, perros calientes, carne en conserva, carne de almuerzo o enlatada, sardinas, anchoas.
  • Productos lácteos: evita agregarles semillas, bayas, higos o especias fuertes. De igual manera, evita la crema batida y el queso azul.
  • Cafeína: té negro, café o sodas.
  • Alcohol en ninguna de sus presentaciones.

Consejos para llevar una dieta blanda

Si bien es cierto, no todos los organismos son iguales. Algunos reaccionan mejor que otros al mantener cuidado con lo que se lleva a la boca. El poder para recuperarte de algún problema gastrointestinal está en tus manos.

Pon a prueba alguno de estos consejos, cuando estés bajo el control de lo que está en tu plato para mejorar la salud de tu cuerpo.

  • Realiza comidas pequeñas y frecuentes durante el día
  • Mastica bien los alimentos
  • Come despacio
  • Evita fumar
  • Mantente hidratado durante el día
  • Ingiere líquidos lentamente
  • Evita comer alimentos dentro de dos horas antes de acostarte

Por último, lleva un diario de las comidas que consumes y cómo te hacen sentir. De manera que si alguna te genera irritación abdominal, en una próxima oportunidad puedas detectar cual ha causado el malestar y hacer el cambio necesario para corregir esta situación.

Compartir