Ser intolerante o alérgico al gluten, no es un proceso fácil. La incapacidad de digerir la proteína del gluten que se encuentra en los granos y el trigo, varía de sensibilidad leve a enfermedad grave. Sabemos que padecerlo no es nada fácil, continúa leyendo este post para hacer tu vida más sencilla.

El gluten se encuentra en; trigo, harina de repostería, centeno y cebada. Entre los alimentos que lo contienen se encuentran:

  • Pastas
  • Galletas
  • Condimentos
  • Panes
  • Pasteles
  • Masas de pizza

Este trastorno autoinmune ataca el sistema inmunológico de las personas, causando inflamación en el intestino delgado. Este inconveniente, puede llegar a desarrollar en el organismo deficiencias nutricionales y complicaciones graves, como el cáncer del intestino delgado.

Algunos de los síntomas del celíaco incluyen:

  • Dolor abdominal
  • Diarrea
  • Irritabilidad estomacal
  • Debilidad
  • Nauseas

Aunque su causa exacta es desconocida, la mayoría de las investigaciones han arrojado que es producto de la forma en que se cultiva y procesa el trigo.

Propósito de la dieta

dieta-para-un-celiaco

En la actualidad, no hay cura específica para la enfermedad celiaca. El tratamiento más eficaz, es la dieta para lograr mantenerlo controlado. Afortunadamente, se puede jugar con la alimentación a manera de reemplazar el menú.

El primer paso para controlarse, es eliminar todos los productos que contienen gluten de la cocina y alternarlos con panes, cereales y galletas que no lo contienen.

En ocasiones, algunas personas que no tienen la enfermedad, también experimentan síntomas después de comerlo. A esto se le llama intolerancia al gluten sin ser celíaco, que también pueden beneficiarse de una alimentación libre de trigos para prevenir complicaciones.

Quienes padecen este diagnóstico y consumen una alimentación sana, experimentan menos síntomas de la enfermedad. Es importante que se conozca que en ambos casos, se debe permanecer con esta dieta por el resto de la vida.

En algunos casos graves, mantener esta alimentación no detiene los síntomas y las complicaciones, por lo que se requiere de un tratamiento adicional.

Detalles de una alimentación saludable

El cambio a una dieta para un celíaco puede ser frustrante; es posible que al inicio las restricciones resulten abrumadoras. Sin embargo, con un poco de tiempo, paciencia y creatividad encontrarás muchos ingredientes que se pueden disfrutar.

Si acaba de ser diagnosticado, se recomienda consultar a un dietista para conocer de primera mano cómo evitar el trigo sin dejar de mantener una alimentación sana y equilibrada.

Las porciones de alimentos que puede consumir un celíaco, naturales y saludables incluyen:

  • Frutas y vegetales
  • Frutos secos, frijoles, legumbres y semillas en su forma natural
  • Patatas
  • Huevos orgánicos
  • Pollo, carnes y pescados naturales, sin marinar ni rebozar

Los siguientes ingredientes son de consumo diario y no deberían influenciar en el régimen alimenticio:

  • Leche, mantequilla, margarina, yogur natural, helado sin gluten
  • Aceites vegetales
  • Mantequillas de frutos secos
  • Vinagre blanco destilado
  • Especias para sazonar las comidas
  • Bebidas alcohólicas destiladas. Este proceso elimina de forma efectiva el gluten.

De igual manera, algunos de los granos y almidones que podrían resultar favorecedores para alimentar al cuerpo adecuadamente, incluyen:

  • Maíz
  • Amaranto
  • Quínoa
  • Arroz
  • Soja
  • Alforfón
  • Yuca
  • Tapioca

Es importante cerciorarse que no sean procesados o mezclados con granos que contengan aditivos o conservantes. Revisando siempre las etiquetas de los empaques y cocinando con precaución para evitar una contaminación cruzada.

La contaminación ocurre en el hogar cuando las comidas se preparan en superficies comunes o con utensilios que no han tenido una limpieza profunda después de haberse utilizado para preparar alimentos que contienen gluten.

Debe estudiar las medidas y precauciones a tomar en casa, escuelas o trabajo para evitar una contaminación.

El simple uso de un tostador para pan regular y pan libre de gluten es una fuente importante de contaminación. Al igual que los alimentos que se fríen en el mismo aceite que los productos con la proteína de gluten, no se consideran libres de este ingrediente.

Alimentos sustitutos

En el mercado existen gran cantidad de artículos alternativos que hacen la vida de los celíacos más fácil. Los alimentos frescos que son poco procesados forman una pieza fundamental en la alimentación saludable.

Para realizar postres se pueden utilizar harinas de sustitución como:

  • Quínoa
  • Arroz
  • Maíz
  • Tapioca
  • Mandioca
  • Coco
  • Frijoles
  • Avena sin gluten

Alimentos para evitar

Para nadie es un secreto que controlar el consumo de trigo resulta todo un reto, esto se debe a que los productos a base de trigo pasan por diversos nombres. Siempre es recomendable revisar las etiquetas específicas y tablas nutrimentales para comprobar que no contengan este ingrediente.

Entre los productos que no debes comer si eres celíaco se incluyen:

  • Harina de trigo duro
  • Sémola
  • Cerveza de cebada
  • Hostias
  • Salsas
  • Cereales
  • Empanizados congelados de carnes y pollo
  • Fiambres procesados

También se debe mantener alerta a los productos que de alguna manera podrían entrar en contacto con el organismo que pueden contener gluten, tales como:

  • Saborizantes de malta
  • Aditivos alimentarios
  • Salsa de soja
  • Salsa teriyaki
  • Almidones modificados
  • Medicamentos y vitaminas que lo toman como agente de unión

Si accidentalmente se consume un producto que contiene gluten, puede llegar a experimentar dolor abdominal o diarrea. Incluso, podría no experimentar síntomas después de ingerirlos, pero esta situación no quiere decir que no está afectándose el intestino delgado.

Pon a prueba los alimentos que compartimos contigo. Comer saludable no tiene porqué resultar una experiencia poco placentera para tu paladar, procura revisar las etiquetas cuando vayas a comprar y varía la alimentación en el hogar.

Compartir