Cuando tienes la tensión alta o hipertensión, es cuando la presión arterial en tu cuerpo está en niveles mayores de 125 sobre 80, y esto continúa durante varias semanas.

Este es un problema de salud grave, que produce síntomas silenciosos (generalmente necesitas de un tensiómetro para conocer estas cifras) y causa daños en los vasos sanguíneos que pueden conducir a enfermedades del corazón y renales, accidentes cerebro-vasculares, ataques al corazón y otros problemas.

Sin embargo, la hipertensión puede tratarse y prevenirse al llevar una alimentación adecuada, por lo que en el siguiente artículo te orientaremos al respecto.

¿Qué estás haciendo para tener niveles altos de presión arterial?

Realmente, para la mayoría de las personas, no hay una causa determinada por la que tienen la presión arterial alta. Pero, el estilo de vida y alimentación son factores que suelen incrementar el riesgo de desarrollar la hipertensión, por lo que probablemente, hay ciertos hábitos que estás llevando que no te están ayudando. Debes saber que corres un alto riesgo de padecerla si:

  • Comes alimentos con mucha sal
  • No comes suficientes frutas y verduras
  • No haces ninguna actividad física o deportiva
  • Padeces de sobrepeso
  • Ingieres demasiadas bebidas alcohólicas

Tus 7 alimentos aliados

Una buena dieta que te ayudará a mantener la presión arterial y los alimentos que serán tus aliados para mantenerte saludable son los siguientes:

7. Hojas verdes

Disminuir la cantidad de sodio en tus comidas y en tu cuerpo es vital para aplacar los altos niveles de presión arterial, por lo que las verduras y vegetales de hojas verdes y frondosas como la lechuga, la rúcula, col y espinacas son una excelente opción, ya que ayudan a tus riñones a deshacerse del sodio a través de la orina, y son muy ricos en potasio.

6. Patatas

Estos tubérculos contienen altos niveles de potasio y magnesio, dos minerales que pueden ayudar a bajar la presión arterial. Además, son bastante altos en fibra, lo que es necesario para una dieta saludable en general. Puedes comerlas horneadas, al vapor, o cocidas, ya sea en el almuerzo o cena. Evita colocarles mantequilla, ya que ésta contiene sal y no es recomendable para ti.

5. Remolachas

Este otro tubérculo contiene una gran cantidad de nutrientes, como el “nitrato”, que ayuda a disminuir los altos niveles de presión arterial en tu organismo por lo que debes incluirlo en tu dieta. Otro punto importante que tienen a favor es que te permiten mejorar la circulación de la sangre en tus venas, previniendo así que esta no ejerza una fuerte presión sobre las arterias. Puedes comer tus remolachas cocidas, ya sean solas o en ensaladas, o hasta incluso prepararlas en jugo.

4. Avena

Cuando tienes hipertensión, los alimentos ricos en fibra, bajos en grasas y en sodio son lo que tú necesitas para combatirla, y la avena es uno de ellos. Así que, prepárate un rico plato en el desayuno y así le aportarás a tu cuerpo toda la energía que necesita para sobrellevar los quehaceres del día, sin que corras el riesgo de alterar tus niveles de presión arterial. Trata de no añadirle tanta azúcar, sino más bien un toque de miel.

3. Bayas

Las bayas, especialmente los arándanos, poseen unos compuestos naturales llamados “flavonoides”, que al consumirlos, pueden ayudarte a prevenir la hipertensión, y posiblemente también ayudarte a reducirla. Si no te gustan los arándanos, tienes como otras alternativas a las fresas y frambuesas. Puedes comerte estas ricas frutas solas, o añadirlas a tu cereal o avena para hacer un perfecto desayuno saludable.

2. Pistachos

Este fruto seco es ideal para ti ya que tiene propiedades que hacen que reduzca la estrechez de los vasos sanguíneos, por lo que mejora la circulación y ayuda a disminuir también la presión arterial.

1. Aceite de oliva

Este producto contiene “polifenoles”, que son un compuesto que ayuda a bajar la presión arterial, así que puedes utilizarlo en tus comidas, como aderezo en las ensaladas por ejemplo, para que te aporte este beneficio.

Alimentos que no debes comer

Evitar los siguientes alimentos te ayudará a mantener tus niveles de presión arterial controlados y a tener un corazón sano y feliz ya que tienen alto contenido de sodio, estos son:

  • Comer demasiados productos horneados con frecuencia como pasteles, donas, tortas y galletas puede conducir a la obesidad, lo que agrava aún más el problema de la presión arterial alta.
  • Las salsas de tomate en lata tienen altas cargas de sodio. De igual forma la mayonesa, y mostaza.
  • Carnes ahumadas y procesadas, embutidos, tocino, salchichas, fiambres, entre otros.
  • Alimentos congelados como las pizzas congeladas, por ejemplo, contienen conservantes hechos a base de altas cantidades de sodio.
  • Igualmente, las sopas enlatadas contienen altas cantidades de sal que son nocivas para tu salud.
  • Margarinas y mantequillas comunes o de maní o almendras.
Un consejo primordial

Reducir la sal de tus comidas es primordial cuando tienes hipertensión. Es normal que te preocupe el hecho de comer comidas que no tengan casi sabor pero debes saber que puedes utilizar algunas hierbas y especias como sustitutos de la sal para condimentar tus alimentos de una forma más saludable. Entre las opciones que tienes están el ajo, pimienta, canela, perejil, albahaca, romero, laurel, cebollas, curry, clavos de olor, entre otros.

Ten cuidado con el alcohol

El consumo excesivo de alcohol hace que la presión arterial se eleve y puede también dañar las paredes de los vasos sanguíneos, lo que con el paso del tiempo, aumenta los riesgos de complicaciones adicionales. Así que, ten cuidado con las copas que te tomas, ya que muchas de estas pueden ser una mala opción para los adultos que tienen hipertensión.

En definitiva, la dieta que lleves diariamente juega un papel importante si tienes la presión arterial alta. Recuerda que debes incluir alimentos que sean bajos en sodio, y reducir la ingesta de grasas y beber mucho alcohol. Además, te sugerimos que comas más alimentos ricos en potasio, calcio y magnesio para que tu cuerpo funcione de maravilla y recuperes tu bienestar.

Compartir