A la mayoría de las personas les ha sucedido que luego de ingerir algunos alimentos, les provocan un malestar estomacal que hasta el agua potable puede irritar el colon. Cuando esto sucede, tu cuerpo necesita un descanso. Aprende qué comer, cuando prácticamente todo lo que te llevas a la boca causa el síndrome de colon irritable.

Aunque es un trastorno común que afecta el intestino grueso, la causa exacta se desconoce. Sin embargo, una variedad de factores influyen tornando el colon hipersensible. Alteración de los movimientos en el intestino e inflamación del revestimiento en el tracto digestivo.

Los signos y síntomas pueden variar de persona a persona. Aunque se asemejen a los de otras enfermedades, entre los más comunes se incluyen: dolor abdominal, distención, abdominal, diarrea, estreñimiento, calambres, gases y moco en las heces.

A pesar de que estos síntomas son incómodos, en diferencia con otras enfermedades inflamatorias intestinales como la colitis ulcerosa o enfermedad de Crohn, esta no causa cambios en el tejido intestinal.

Colon irritable: alimentos seguros para comer

Lo mejor que se puede hacer para romper el ciclo del malestar que genera el colon irritable es restringir la dieta durante un par de días. Especialistas recomiendan alimentos  y suplementos de fibra soluble. Estos se encargarán de estabilizar las contracciones gastrointestinales que tanta molestia han causado en tu organismo.

5. Fibra soluble y grasas insaturadas

Son fáciles de digerir y se descomponen con facilidad por las bacterias naturales en los intestinos.

Aunque ayudan a reducir el estreñimiento, también puede hacer que los gases y cólicos empeoren. Se recomienda aumentar lentamente la cantidad de fibra en la dieta.

Los alimentos a incluir son:

  • Cebada
  • Avena
  • Frutas: manzanas, peras, fresas, papaya y bananas.
  • Vegetales: calabacín, espárragos, zanahorias, plátanos, calabazas y patatas sin piel.
  • Aceites vegetales: girasol, oliva, aguacates, nueces y semillas.

4. Carbohidratos

Incluir algunos de estos alimentos en tu régimen dietario, resultan necesarios para controlar el malestar.

Preferiblemente, consume:

  • Arroz blanco sin sabores añadidos
  • Pasta enriquecida sin sabores adicionales
  • Harina de avena
  • Crema de cereal de arroz
  • Galletas sin grasa
  • Plátanos
  • Pan blanco: pan francés, masa madre, rebanadas de pan tostadas

3. Incluye semillas de lino de oro

Optar por incluir estas semillas en la dieta mejora los síntomas de gases, hinchazón, estreñimiento y diarrea.

Puedes agregar una cucharada por día a:

  • Sopas
  • Guisos
  • Avena
  • Yogures
  • Cereales
  • Postres

2. Hidratación

Para aliviarte, la fibra necesita agua. Ingiere al menos, de 8 a 10 tazas de agua diarias. Para reducir el malestar puedes optar por ingerir otros líquidos que funcionan como el jugo de calabaza sin azúcar. Prueba algunas infusiones especiales para reducir los gases; manzanilla, hinojo, anís, hierbabuena o menta.

1. Probióticos

Para algunas personas resultan útiles porque ayudan a equilibrar las bacterias intestinales. De manera que la digestión, gases, diarrea e hinchazón mejoran progresivamente.

  • Yogures
  • Suplementos

Cuando cocines, pon a prueba diferentes métodos de cocción; al vapor, ebullición, asado, microondas o asado a la parrilla en lugar de freír.

Intolerancia: alimentos que no debes consumir

Una dieta saludable generalmente está compuesta por una amplia variedad de alimentos saludables y bajos en grasa. Sin embargo, después de comer ciertos nutrientes puedes notar una afluencia de síntomas poco frecuentes.

En la siguiente lista compartimos contigo los nombres de los culpables cuando sientes calambres e hinchazón abdominal.

Alimentos grasos: la moderación es la clave con los productos fritos. El alto contenido en grasa puede ser difícil para quienes padecen de irritabilidad en el sistema gastrointestinal. Debes limitar el consumo de los siguiente alimentos: Chocolates, pasteles, carne grasa, salchichas, empanadas, patatas fritas, pizzas de supermercado, mantequilla y queso.

Cafeína: estimula la actividad en el colon, empeorando completamente esta situación. Limita el consumo de café y otras bebidas que contienen cafeína como el té negro, té verde o sodas.

Leche: contiene grasa que puede aumentar los síntomas de diarrea o intolerancia a la lactosa.

Fibra insoluble: este tipo de fibra no se disuelve en agua, por lo que absorbe el agua y añade volumen a las heces.

Granos: el contenido de fibra insoluble en algunos productos que contienen centeno, trigo y cebada están constituidos en su mayoría por gluten. Esta proteína puede dañar los intestinos, de manera que los síntomas empeoran.

Frijoles: generalmente son una buena fuente de proteína y fibra que en este caso pueden resultar un verdadero problema.

Reducir la fructosa: puede causar diarrea en algunas personas, especialmente cuando se come en grandes cantidades. Si la fructosa no es bien absorbida, se fermenta en el intestino grueso produciendo gases e hinchazón abdominal.

Puedes excluirlos por al menos por dos o cuatro semanas para controlar que los síntomas disminuyan cuando los sacas de la dieta. Después de este tiempo, reintrodúcelos gradualmente para comprobar si los síntomas regresan.

Consejos para controlar el colon irritable

Muchas de las personas que tienen esta condición mejoran haciendo cambios en la alimentación y estilo de vida. El síndrome de colon irritable en ocasiones está relacionado con el estrés.

Pon a prueba estos consejos para aliviar los síntomas.

  • Practica ejercicio suave al menos 30 minutos diarios
  • Come despacio
  • Evita saltar las comidas
  • Mantén un diario de lo que comes y los síntomas que te genera
  • Procura comer en un ambiente tranquilo y relajado
  • Respira profundamente para relajar los músculos abdominales
Compartir