Las carnes mal cocidas, el agua contaminada, y los productos que no se manipulan correctamente en general, contienen bacterias que pueden provocarte vómitos, diarrea y dolores de estómago (como síntomas más comunes), haciéndote pasar un mal rato.

Aunque este malestar es bastante desagradable, y lo que menos te debe provocar es comer, no puedes dejar de hacerlo porque necesitas alimentarte bien para mantener tu fuerza e hidratación.

Es por ello que te vamos a recomendar una serie de alimentos que puedes comer después que sufres una intoxicación.

¿Cuáles alimentos comer después de una intoxicación?

 

  1. Deja que tu estómago se asiente. Después de experimentar los síntomas más explosivos de la intoxicación y todo ese malestar estomacal, lo más práctico que puedes hacer es dejar que se asiente el estómago. Esto quiere decir que evites comer alimentos y tomar bebidas por un par de horas.
  1. Come trocitos de hielo y bebe agua. Tomas líquidos después de haber pasado un tiempo preventivo como te dijimos en el párrafo anterior, es esencial para combatir la intoxicación alimentaria. Además que, al tener vómitos y diarrea, chupar cubitos de hielo o tomar pequeños sorbos de agua puede alejarte de que sufras un cuadro de deshidratación. Igualmente, puedes considerar tomar bebidas deportivas ya que son buenas para hidratarte, así como también té (sin cafeína) y algún caldo de pollo o vegetales).
  1. Empieza con comida suave. Cuando sientas que puedes ser capaz de mantener los alimentos en tu estómago otra vez, puedes comer alimentos que sean suaves para él y el tracto gastrointestinal como aquellos que son bajos en grasa y en fibra.
  1. Seguir la dieta “BRAT”. Existe una dieta compuesta por alimentos blandos, que ayuda a asentar tu estómago y te ayuda a recuperarte de una infección gastrointestinal que cause diarrea.

¿Qué es la dieta BRAT?

La dieta BRAT es un acrónimo cuyo enfoque nutricional te permitirá sanar cualquier malestar digestivo en general que padezcas. Cada letra significa el alimento que debes comer:

  • B de “Bananas”: Las bananas o plátanos son una buena opción después de la intoxicación alimentaria porque, al ser blandos y fáciles de digerir, te ayudan a controlar la diarrea.
  • R de “Rice” (arroz en inglés): Comer arroz blanco, sin añadirle otros ingredientes o condimentos, te servirá de mucho, ya que es blando y te será muy fácil de tolerar y digerir cuando vayas a comer después de la intoxicación.
  • A de “Applesauce”(puré de manzana en inglés): Es una comida, aparte de nutritiva, fácil de digerir y que te ayudará a asentar tu estómago para que puedas comer alimentos más sólidos cuando te sientas mejor.
  • T de “Toast” (pan tostado en inglés): El pan es un alimento suave y que no contiene casi fibra en comparación a otros. Además es excelente para que comiences a hacer deposiciones más sólidas. Trata en lo posible de no untarle ni mantequilla ni mermeladas, ya que de esta forma, estarás incluyendo grasas en tu dieta, y eso empeora tu malestar estomacal.
  1. Añade zanahorias 

Si no quieres seguir estrictamente la dieta anterior, y quieres ajustarla a tu gusto, o incluirle algo más, puedes añadirle zanahorias, ya que estas hortalizas poseen propiedades que permiten que tu cuerpo inhiba la entrada de las bacterias que provocan la intoxicación.

Para comenzar a abrir tu apetito, puedes comerla cruda o preferiblemente cocida, para que se te haga más fácil de deglutir.

  1. Toma té de jengibre

El jengibre es muy conocido por sus inmensos beneficios para calmar el estómago. Sus propiedades antibacterianas ayudan a tu cuerpo a combatir los patógenos que causan la reacción de intoxicación, por lo que beber una taza, podrá servirte de mucha ayuda.

Cuidados en la casa

Mientras esperas que la intoxicación por alimentos desaparezca, puedes asegurarte de hacer lo siguiente para ayudarte a sentirte mejor:

  • Descansa todo lo que puedas para que recuperes tu energía.
  • No comas alimentos sólidos ni productos lácteos hasta tanto tu estómago se haya estabilizado.
  • No ingieras comidas que puedan inducirte el vómito fácilmente.
  • Mantén tu higiene personal y lava frecuentemente tus manos, ya que, al tener tanto vómito y diarrea, es fácil que propagues gérmenes sobre lo que toques.
Evitar la intoxicación alimentaria está en tus manos

Para que disminuyas el riesgo de contaminarte nuevamente, puedes seguir las siguientes recomendaciones:

  • Lava bien todas las verduras y las frutas crudas que no pueda pelar, así como también los utensilios de cocina que vayas a usar para preparar tus comidas.
  • Asegúrate de cocinar los alimentos de origen animal (carne, pollo, pescado, entre otros) hasta que alcancen una temperatura interior segura.
  • Lava los platos con agua tibia para acabar con microorganismos.
  • No comas alimentos que se hayan pasado su tiempo de vencimiento.
  • No tomes leche sin pasteurizar.
  • Si no sabes si el agua que te vas a tomar es potable, no la bebas.
  • No consumas los alimentos que hayan estado en el refrigerador durante bastante tiempo.
  • No tomes bebidas azucaradas, con cafeína o alcohol, ya que podrían empeorar tus síntomas.
  • Almacena la comida adecuadamente a fin de prevenir la contaminación.
  • Lávate las manos cuidadosamente, sobre todo después de ir al baño, antes de tocar los alimentos y después de tocar alimentos crudos. Enseña eso a las personas que viven contigo para que eviten propagar cualquier tipo de germen por toda la casa.

Importante:

Si sientes que no has mejorado, que tus vómitos y diarrea continúan más intensos, y que tienes otros síntomas como fiebre, sed muy intensa, debilidad, entre otros, no dudes en asistir al médico, ya que puedes padecer de algo más severo como la deshidratación, y es probable que te coloquen un tratamiento endovenoso para que recuperes rápidamente los líquidos que has perdido.

Compartir