Cuando estás embarazada debes asegurarte de que tu dieta les proporcione suficientes nutrientes y energía tanto a ti como a tu bebé para que éste se desarrolle y crezca adecuadamente, y que su cuerpo, que está en plena formación, pueda estar lo suficientemente sano para afrontar todos los cambios que se están produciendo.

Y como seguramente te estás preguntando cuál es la mejor manera de alimentarse durante esta bella etapa de tu vida, para orientarte te presentaremos los mejores alimentos que tienes que comer en el embarazo, y así sigas una dieta balanceada y saludable.

Alimentos que se pueden consumir durante el embarazo

1Lentejas

Estos granos son una opción maravillosa para la mujer durante el embarazo porque son una excelente fuente de proteína, y también muy altos en fibra, lo que ayuda a combatir el estreñimiento.

Además, contienen uno de los nutrientes más importantes para las mujeres embarazadas  que es la vitamina B (conocida también como ácido fólico cuando se toma en un suplemento).

2Leche descremada

Tu cuerpo absorbe más o menos el doble de calcio durante el embarazo por lo que tu necesidad de tomarlo aumenta también. Consumir leche descremada, es decir, que no contiene grasa, es una decisión muy inteligente porque te aportará los nutrientes que necesitas sin impactar nocivamente en tu salud.

 

3Avena


Es muy plato muy sencillo de preparar y que te dará la energía que necesitas en las mañanas para que te sientas excelente el resto del día. La avena contiene carbohidratos complejos que te mantienen satisfecha por más tiempo y te alejan de tener antojos de comidas poco saludables, y también te ayuda a reducir los niveles de colesterol.

 

4Carnes magras

Son una buena opción porque son ricas en proteínas que ayudan a mantener tu apetito controlado y estabilizan el azúcar en la sangre. De igual forma, contienen hierro, lo que es fundamental para desarrollar la provisión de glóbulos rojos de tu bebé y tuyos, evitando que sufras de anemia, algo muy común durante el embarazo. El hierro también es importante para fortalecer las conexiones nerviosas de tu bebé.

 

5Huevos

Si durante tu embarazo no toleras la carne, los huevos son una de las mejores fuentes alternativas de proteína, y contienen todos los aminoácidos esenciales que el cuerpo necesita. Igualmente, son ricos en colina, un nutriente especial para el crecimiento de tu bebé y la salud de su cerebro.

Y, además de ser sumamente sanos para ti y tu bebé, los huevos son muy versátiles de preparar. Si quieres hacer algo rápido con ellos, cocínalos y haz un par de huevos duros, o prepara una tortilla con un poco de verduras picadas.

 

6Yogur

Tu bebé necesita calcio para sus huesos en crecimiento, y tú también para mantener tu fuerza y ayudar a la buena función de tus músculos y nervios. Este producto lácteo es ideal para los dos porque les aporta dicho mineral, pero también está lleno de proteínas y ácido fólico.

De igual forma, tiene cultivos activos (buenas bacterias), que permiten prevenir cualquier tipo de malestar estomacal. Es preferible que escojas el yogur natural, ya que a diferencia de los de sabores, no tiene azúcares ni conservantes artificiales que no aportan nada bueno a tu salud.

 

7Nueces

La grasa es crítica para el desarrollo del cerebro tu bebé y también para mantener controlada la sensación de saciedad. Para ello, comer nueces es verdaderamente una excelente opción. Ellas contienen grasa saludable que es buena para el corazón, a diferencia de la carne o mantequilla, que tienen grasas saturadas, las cuales no son beneficiosas para ti durante el embarazo.

Importante: Si padeces de cualquier tipo de alergia, lo más recomendable es que evites los alimentos altamente alergénicos similares a las nueces, como el maní por ejemplo.

 

8Aguacates

Una forma deliciosa de obtener ácido fólico, potasio, vitamina C y vitamina B6 (que ayuda a formar los tejidos y al crecimiento del cerebro del bebé) es comer aguacates.

Sin embargo, ten en cuenta que también son ricos en grasa y calorías, y que aunque te hacen sentir llena fácilmente, puede hacer que aumentes de peso si los comes desmesuradamente.

 

9Bananas

Esta fruta es altamente rica en potasio y te ofrece energía rápida para combatir la fatiga. Además, si estás teniendo muchas náuseas, son un alimento que no te costará mucho digerir y que fácilmente puedes comer con el estómago revuelto en el embarazo.

Puedes comerlas enteras o cortarlas en rodajas y añadirlas a tus cereales o yogures, o prepararlas en batidos.

 

10Mangos

Si no te gustan mucho los vegetales, tenemos buenas noticias para ti y tu estómago. Esta deliciosa fruta contiene más vitaminas A y C que cualquier ensalada. Puedes comerlos enteros, en trozos, en jugos, batidos, entre otros.

 

11Verduras de hojas verdes

La espinaca cocida tiene altos niveles de ácido fólico y hierro, y la col es buena fuente de calcio. Para aumentar el valor nutritivo de tus ensaladas, utiliza verduras de hojas verdes, sobre todo aquellas que sean de color más oscuro ya que los colores profundos son señal de que tienen un más alto contenido de vitaminas que las de color más claro.

Puedes comerlas no sólo en ensaladas, sino también en sándwiches, o platos de pastas.

Ten cuidado con los alimentos no seguros

Hay algunos alimentos que pueden ser peligrosos cuando estás embarazada, porque posiblemente contienen bacterias que pueden ser perjudiciales para el feto. Estos son:

  • Los mariscos crudos (como las ostras o el sushi sin cocer).
  • La leche no pasteurizada (y el queso elaborado con leche no pasteurizada).
  • La carne cruda o poco cocinada.
  • Los huevos crudos o insuficientemente cocidos (pueden tener salmonella).
Toma bastante líquido

Durante el embarazo hay problemas muy comunes como la deshidratación y el estreñimiento. Para evitarlos, es muy importante que bebas líquidos de manera abundante, sobre todo agua.

Olvídate del alcohol

Es vital que durante tu embarazo no consumas ningún tipo de bebidas alcohólicas porque puede perjudicar el desarrollo del bebé dentro del útero, y ocasionarle problemas de  salud de prolongados o anomalías congénitas.

Compartir