Hoy en día existen muchas personas que deciden cambiar sus hábitos alimenticios ya sea por placer, por probar otros nuevos, por mejorar la salud, por razones éticas  y motivaciones religiosos, entre otras razones.

Los veganos no consumen ningún producto de origen animal o que implique el sufrimiento de algún animal por lo que adoptan una dieta que les permita llevar esta filosofía de vida de manera saludable y nutritiva.

comer-seitan-siendo-vegano

Y, aunque seguir una dieta vegana puede aportar bastantes beneficios a tu salud general como prevenir enfermedades del corazón, problemas de la tensión, sobrepeso, diabetes e incluso combatir el desarrollo de células cancerígenas, al excluir la carne de tus comidas y otros productos similares puedes suprimir también grupos alimenticios importantes que, al no consumirlos, pueden hacer que desarrolles deficiencias nutricionales.

Para que sigas una alimentación vegana donde no corras ese riesgo, en el siguiente artículo te recomendamos una serie de alimentos que son ideales para ti.

Alimentos ideales para veganos:

Algunos de los productos que puedes comer son los siguientes:

6. Guisantes verdes

Los alimentos de la familia de las leguminosas son buenas fuentes de proteína vegana, y los guisantes no son una excepción. Una taza de guisantes verdes contiene aproximadamente la misma cantidad de proteínas que una taza de leche, por lo que son una excelente opción para ti. Además que están llenos de antioxidantes y nutrientes anti-inflamatorios, y estas sustancias te aportan una amplia gama de compuestos beneficiosos para tu salud. Puedes comerlos solos, o en tus ensaladas y salsas de pasta. 

5. Quinoa

Este cereal, al igual que los guisantes, contiene una excelente fuente de proteínas y los aminoácidos esenciales que el cuerpo necesita para su buen crecimiento y desarrollo, por lo que es una de las opciones preferidas por las personas veganas, ya que de igual forma, la quinoa ayuda a prevenir el estreñimiento  debido a su alto contenido de fibra insoluble, por lo que es de gran utilidad para los veganos en sus dietas.

Asimismo, es muy versátil, ya que puedes utilizar la quinoa en ensaladas, sopas, e incluso reemplazarla por la avena en el desayuno.

4. Frutos secos

Todas las nueces por ejemplo, contienen grasas saludables y proteínas, lo que las convierte en una parte valiosa de una dieta que sea a base de plantas. Sin embargo, ten en cuenta que algunos frutos secos como las almendras y pistachos contienen índices calóricos altos por los que debes comerlos con moderación.

Puedes comerlos solos en pequeño puñado, o preparar mantequilla de nuez, de maní o de almendras, ya que es también una forma práctica y deliciosa de obtener proteínas.

3. Vegetales de hojas verdes

Estos alimentos no tienen casi tanta proteína como los frutos secos y otros productos, pero pueden aportarte un montón de antioxidantes y fibras buenas y saludables para tu corazón. Además, algunos como la acelga, el apio, el berro, el brócoli, la espinaca y la rúcula tienen un bajo aporte calórico, y de igual forma, sirven como una gran fuente de vitaminas A, C, B y E, y de minerales tales como el calcio, el hierro, el magnesio y el potasio.

Puedes prepararlas en ensaladas, que es el plato más básico de los veganos, y variar los sabores combinándolas incluso con frutas picadas, frutos secos  y semillas como la quinoa, u otras de girasol o sésamo.

2. Seitán

El seitán es una deliciosa carne vegetal que se elabora con gluten de trigo, así que si quieres dejar de comer carne, este es un excelente sustituto que está cargado de proteínas e interesantes beneficios y propiedades nutricionales para la buena salud de tu cuerpo. De igual forma, es un producto natural muy versátil, ya que puedes prepararlo ya sea en estofado, a la plancha, rebozado, empanizado, entre otros y sazonarlo con sal u otros condimentos para darle un mayor gusto.

1. Leche de soja

Esta leche es perfecta para ti porque se obtiene de la mezcla de la soja y el agua, y el resultado es muy similar a la leche de vaca, por lo que puedes usarla para realizar tus salsas, batidos, cremas y helados como lo harías normalmente con el otro tipo de leche. Asimismo, es rica en proteínas, calcio, vitaminas, magnesio y contiene todos los aminoácidos esenciales que tu organismo requiere para funcionar adecuadamente.

Alimentos prohibidos

Los veganos no comen animales (carne, pescado) ni productos de origen animal o producidos por animales (lácteos, huevos, miel), por lo que tienes que tener cuidado al momento de elegir los alimentos que puedes y que no puedes comer, sobre todo porque pueden estar ocultos entre sus ingredientes. Estos alimentos prohibidos son:

  • La salsa Worcestershire o el aderezo César pueden contener pescado, y los veganos no pueden comer alimentos derivados de ninguna criatura marina. El caviar también incluye productos marinos, así que ten cuidado. De igual forma, a veces, la manera en que se preparan los mariscos hace difícil determinar su origen. Algunos ejemplos de esto son las tortas de cangrejo, las palomitas de camarones y pan de salmón.
  • El helado y la crema batida están prohibidos porque utilizan huevos, y como provienen de un animal vivo, los veganos no los comen.
  • Hay panes, tortas y galletas que contienen leche o queso, o que están cubiertos por encima con un baño que contiene leche o huevos, por lo que son alimentos que los veganos evitan usualmente.

 Algunos tips si estás comenzando a ser vegano:

  • Comienza con una mente abierta, ya que si tienes una mala actitud al respecto, lo más probable es que fracases.
  • Dedícale tiempo y corazón al momento de cocinar y preparar tus comidas veganas para que las planifiques bien y hasta con un toque de creatividad.
  • No te avergüences ya que lo más importante es que tú te sientas cómodo, feliz y sobre todo sano al implementar esta filosofía. Si las personas en tu entorno te juzgan, trata de explicarles tu decisión de manera interesante y con respeto, quizás hasta podrías influenciarlos a cambiar como tú.
  • Si te equivocaste y comiste un poquito de carnes, no seas tan duro contigo ni te rindas. Solo ten cuidado la próxima vez y sigue intentando.
  • Mantente fuerte, ya que los primeros días pueden ser difíciles, pero una vez que te acostumbres se te hará más y más fácil.

 

Compartir