Tener náuseas y vómitos es algo muy común por lo que pasamos no una, sino varias veces en nuestras vidas. Ya sea porque tenemos algún problema estomacal, estemos bajo un tratamiento médico fuerte o incluso suframos de estrés y preocupaciones, puede ocurrirnos con gran facilidad que tengamos este malestar.

Y, aunque de pronto no parezca muy peligroso, los vómitos constantes pueden llevarnos a sufrir de deshidratación, lo cual puede agravar fuertemente nuestra salud.

Para que evites esto, y recuperes tu bienestar, te ofrecemos en el siguiente artículo diversas recomendaciones que puedes tomar en cuenta para realizar.

¿Qué comer si tienes vomitos?

Cuando tienes vómitos es muy probable que no tengas ganas de ingerir ninguna comida que sea sólida, por lo que te sugerimos comenzar por lo siguiente:

5. Líquidos

Los líquidos como el agua o los caldos pueden reducir las sensaciones de náuseas que te producen los vómitos. Ambos te hidratarán muy bien, y te ayudarán a hacer que tu estómago se asiente.

De igual forma, podrías tomar algún jugo de fruta o algún producto comercial que contenga electrolitos líquidos. El sodio y el potasio en las bebidas de electrolitos ayudan al cuerpo a absorber más rápidamente el líquido, y además, le dan un poco de impulso a los niveles de energía en todo tu cuerpo.

Cuando tu estómago esté más calmado, los alimentos que tienes qué comer cuando vomitas, son los siguientes:

4. Galletas

Este es un producto ideal ya que es muy fácil de digerir, sobre todo aquellas que son saladas. Igualmente, te aportan algunos nutrientes y energía para tu pronta recuperación. En el caso de que no tengas un paquete de galletas saladas a la mano, busca otros alimentos blandos similares como lo son el pan (normal o tostado), cereales sin azúcar, algo de arroz o papas que sean cocidas u horneadas.

3. Bananas o manzanas en puré

Estas dos frutas pueden ayudarte a asentar tu sistema digestivo y a dejar la sensación de náuseas, además de aportarte los nutrientes que tu cuerpo necesita para reponerse rápidamente. Las bananas, específicamente, te permitirán restaurar el potasio que has perdido.

Si ninguna de estas dos frutas te convence, prueba entonces con peras o duraznos.

2. Vegetales

Si tu estómago ya se siente mejor y comienza a funcionar como antes, puedes intentar comer algunos vegetales cocidos, sin piel ni semillas, que te aportarán los nutrientes y vitaminas que tu organismo requiere para funcionar adecuadamente.

Puedes comer papas (patatas), zanahorias, batatas, berenjenas, espárragos, mandioca (yuca), remolacha, entre otros.

1. Frutos secos

Otra alternativa que puedes considerar sobre qué comer para no vomitar es comer un pequeño puñado de frutos secos para que tu cuerpo reciba un poco de proteína sin empeorar el malestar.

Comidas que debes evitar

Así como tienes opciones de comidas para ingerir cuando presentas vómitos, también hay otras que debes evitar porque pueden empeorar la situación y hacer que tu recuperación tarde más tiempo, éstas son:

  • Alimentos procesados que contienen altos niveles de grasa, azúcares y sal, como las hamburguesas, salchichas, perros calientes, papas fritas, productos enlatados, entre otros.
  • Alimentos con olores fuertes o muy picantes, que pueden provocarte incluso más náuseas.
  • Bebidas como los refrescos, café y el alcohol pueden irritar tu estómago. Aunque tienes que mantenerte hidratada, lo mejor es que mientras tengas vómitos, permanezcas alejado de estas bebidas.

Cómo debes comer los alimentos

Aunque la alimentación juega un papel bastante importante cuando tienes vómitos, también lo hace la manera en cómo comes las comidas. Para saber si lo estás haciendo como debes o no, asegúrate de considerar los siguientes consejos:

  • Come en un lugar amplio y ventilado, porque la sensación de encierro y calor puede empeorar tu malestar general.
  • Que las porciones de comida que vayas a ingerir sean pequeñas para que no te vayas a sentir lleno rápidamente y esto desencadene los vómitos de nuevo.
  • No comas alimentos que estén muy calientes porque puedes sentir más su sabor y olor. Elige mejor comerlos fríos o a temperatura ambiente.
  • Antes y después de comer enjuaga tu boca. Así harás que el gusto desagradable se te quite, y que no te dé más náuseas. Para limpiar tu boca también puedes usar una menta o masticar un poco de chicle.
  • Si de verdad no tienes ganas de comer, entonces no te obligues a hacerlo porque no te hará sentir bien. Si tus vómitos son muy frecuentes, espera unas 4 u 8 horas antes de probar cualquier comida.

Otras recomendaciones

  • Si vas a dormir, trata de permanecer sentado en vez de acostado.
  • Cuando vayas a descansar, asegúrate de recostarte con la cabeza en alto, ya que eso ayuda a aliviar la sensación de náuseas.
  • No utilices ropa ajustada cuando vayas a comer porque puede ejercer presión en tu área abdominal provocando más malestar.
  • Si sientes que vas a vomitar, intenta relajarte, pensar en otra cosa (ve una película o lee un libro para distraerte) y respirar profunda y calmadamente.
  • Sal fuera de tu habitación, de tu casa o del lugar donde estés para que recibas un poco de aire fresco.
  • Toma bastante líquido durante el día, preferiblemente entre comidas y no mientras estás comiendo.
  • Masticar jengibre puede ayudarte a reducir las náuseas y ganas de vomitar.
  • Si hay algún alimento en específico que te hace vomitar, es hora de que lo cambies de tu lista y hábitos alimenticios.

Importante:

Si tus vómitos continúan por más de un par de días y comienzan a aparecerte otros síntomas (dolor abdominal, debilidad, fiebre, entre otros) busca atención médica para que un doctor pueda hacerte los estudios pertinentes y recetarte la medicina correcta para aliviarte.

Compartir